Accueil Revues Revue Numéro Article

Dialogues d'histoire ancienne

2016/1 (42/1)


ALERTES EMAIL - REVUE Dialogues d'histoire ancienne

Votre alerte a bien été prise en compte.

Vous recevrez un email à chaque nouvelle parution d'un numéro de cette revue.

Fermer

Article précédent Pages XI - XIII Article suivant
1

Aún hoy está colgado en su despacho de la Facultad el mapa del Imperio romano que le regaló su mentor, Julio Mangas. Era la pieza que recordaba una relación que había de dar muchos y muy buenos frutos, como la tesis doctoral que defendió en 1988 bajo el título La magia en el cristianismo antiguo. En ella abordó el estudio de la religión como elemento constitutivo de la cohesión social, con atención preferente a la incidencia del cristianismo en las prácticas mágicas.

2

Dicha tesis fue el comienzo de una larga trayectoria de publicaciones y aportaciones científicas al mundo de las religiones, y más concretamente al cristianismo antiguo. En los últimos tiempos se había centrado en el análisis de las relaciones de dominación de las cristianas aunque nunca dejaba de retornar a sus sortilegios y amuletos. El carácter ecléctico y multidisciplinar la condujo a tejer líneas de trabajo en diferentes ámbitos académicos de investigación, de L’Aquila a Besançon; desde la filología a la teología feminista. El mundo siempre se queda pequeño para las almas inquietas.

3

Su creencia vehemente en la igualdad efectiva la llevó a mirar en la zona oculta de la Historia y a preguntarse por los silencios. Fue una de las pioneras en los estudios feministas impulsados desde la Universidad de Oviedo y trabajó incansablemente, como presidenta de la Asociación de Estudios Históricos de las Mujeres o desde la Asociación Universitaria de Estudios de las Mujeres.

4

Su preocupación por que los estudios de género tuvieran un espacio propio en el ámbito universitario queda refrendada por la formación del primer grupo de investigación feminista de la Facultad de Filosofía y Letras. Su buen hacer como coordinadora académica del Master en Género y Diversidad así como su participación en el Programa de Doctorado en Género y Diversidad –ambos con mención hacia la Excelencia– han dejado una impronta personal y formativa en un buen número de estudiantes, a quienes regalaba su tiempo haciendo alarde de una generosidad poco común y nada interesada, paralela a un ritmo de trabajo incansable. Y no sólo en las aulas. Como Vicedecana de la Facultad, su aportación fue crucial para la implantación y desarrollo de sucesivos planes de innovación educativa, mimbres sobre los que descansa el título de Grado en Historia que se oferta actualmente.

5

Sus investigaciones sobre la historia antigua de las mujeres y del feminismo han tenido y tienen trascendencia en el ámbito internacional, donde su obra ha sido reconocida como una de las principales aportaciones al estudio de las mujeres en la religión. La búsqueda de la igualdad la llevaba a poner al servicio de ella todo su saber; siempre colaboraba con asociaciones o grupos que requirieran su versada visión; como ella decía “se llevaba a su Medea, María de Magdala o a Faltonia Betitia Proba” allá donde se la necesitara. Le gustaba compartir conocimiento, aportar algo, pues creía en esa labor social de cambio de quienes nos dedicamos a la investigación histórica. Trabajando a su lado, se percibía su gran sentido de la responsabilidad y su consecuencia, pues como ella repetía “hay gente que tiene fines, porque no tiene principios”.

6

Las clases de la profesora Pedregal reflejaban ese espíritu y regalaban siempre profusas referencias bibliográficas, literarias, arqueológicas. Pero sobre todo enseñaban a pensar desde la reflexión contemporánea. No estaban planteadas para mentes adormecidas. Conocedora del peso de las palabras, nadie como ella sabía de la importancia del lenguaje; ganaba en las distancias cortas, conquistaba al auditorio con su verbo ágil y su estilo mordaz. Pero sobre todo, porque en la cercanía se descubría una humanidad todavía más valiosa por lo que tenía de hallazgo.

7

Lectora incansable, había crecido con la literatura rusa bien digerida ya en su primera adolescencia y le encantaba que sus estudios tuvieran siempre una presencia literaria. Buena escritora de poesía, nunca dejó que sus versos salieran a la luz, pues suponía un ejercicio íntimo al cual nunca dejó de acudir, y nunca quiso compartir.

8

Que le gustaba viajar no es ningún secreto. Siempre se le alegraba la mirada cuando alguien relataba un viaje. Para ella, viajar suponía hacerlo preferentemente dentro de los límites del Imperio. Se había quedado prendada del palacio de Diocleciano en Split, le encantaba la bahía de Sorrento, y un sinfín de veces había paseado su silueta menuda por Pompeya y Paestum. Conectaba entonces con la arqueóloga que había sido desde su época de estudiante hasta aquella en la que codirigió excavaciones como la de la necrópolis romana y medieval de Lugo de Llanera. Le había encantado Taormina, pero sobre todo Positano. En realidad, cualquier punto que le diera la oportunidad de contemplar su admirado Mediterráneo, sus azules tornasolados, como la alegría de vivir cretense; y ese olor intenso oleoso del cereal y la vid; y el gusto por la pesada arquitectura antigua.

9

La profesora Pedregal se fue, llena de días, un 25 de Octubre, mientras trabajaba en la organización del XXXVIII Coloquio Internacional del GIREA y recién finalizada su asistencia a otro sobre la Mujer en el Mediterráneo Antiguo. Incansable hasta el final, es posible que ahora haya decidido reposar en una villa de su adorado Positano, con una lectura interesante, rodeada de sus centros de flores frescas, el cigarrillo en el cenicero consumido por la brisa y un aroma intenso llenando todo el jardín.

Pour citer cet article

González Herrero Marta María, González González Emma, « María Amparo Pedregal Rodríguez (1960-2015) », Dialogues d'histoire ancienne, 1/2016 (42/1), p. XI-XIII.

URL : http://www.cairn.info/revue-dialogues-d-histoire-ancienne-2016-1-page-XI.htm
DOI : 10.3917/dha.421.0002


Article précédent Pages XI - XIII Article suivant
© 2010-2014 Cairn.info
back to top
Feedback